GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¿Se comería la placenta de su hijo?

Provocación.
Dijo que engulliría sin asco la placenta de su niña.Y que lo haría en caliente, en cuanto el cordón umbilical de Suri fuese cortado y la recién nacida quedase definitivamente liberada del joven vientre de su madre, Katie Holmes. «¿Acaso no es algo de lo más normal?», espetó un sarcástico Tom Cruise a los periodistas, tres días antes del ansiado alumbramiento, el pasado 18 de abril. «Pienso que será bueno. Muy nutritivo», amagó el actor estadounidense de 43 años. ¿Extravagancia? ¿Ganas de escandalizar? ¿Necesidad de llamar la atención ante el reciente estreno mundial de su última película, Misión Imposible III?

A pesar de incumplir su palabra -«claro que no lo haremos», rectificó la estrella el día anterior al nacimiento de su primera hija-, Cruise no iba en absoluto desencaminado. La placentofagia viene de antiguo. Y no sólo se da entre los humanos. El resto de los mamíferos, tras expulsar la placenta en el parto, la ingiere al momento, siguiendo un comportamiento innato y genéticamente programado desde el nacimiento. Práctica, según los antropólogos, que aún hoy sigue estando vigente en determinadas zonas de América y Europa, donde comer placenta -fuente de sustancias nutritivas para la madre y su cría- se considera entre los nativos tan natural como la lactancia materna. Como entre los indios araucanos de Chile y Argentina, que de siempre le han atribuido a la placenta poderes mágicos. Dicen, por ejemplo, que arrojada en un campo de cultivo lo tornará estéril. Por eso, cuando encuentran un animal parturiento esperan que expulse la placenta para enterrarla profundamente, y así evitar que algún enemigo la utilice para convertir su campo de cultivo en un terreno baldío.

La atracción por este órgano aparentemente inútil -no así para la industria de la cosmética, que aprovecha su alta capacidad regeneradora para hacer cremas- se debería a la influencia de un microscópico segmento de ADN situado en el cromosoma 7q32, el llamado gen de la placentofagia. Esto explicaría, en parte, el aprecio que se le otorga a la placenta, por ejemplo, en el norte de California y en zonas del interior de Reino Unido, donde es común celebrar una fiesta tras el parto, bautizada Placenta Party. La madre o alguien de la familia que ella designe obsequia a los invitados con una comida en la que el ingrediente básico es esa bolsa ovalada, gelatinosa y sanguinolenta, de poco más de medio kilo de peso y tres centímetros de espesor, que da calor y alimento al feto.

Sugerencias de menús no faltan. Y a rebufo de lo pregonado por Tom Cruise, Sportsinteraction.com, la mayor casa de apuestas en internet, mantuvo abierta una página dedicada exclusivamente a recibir propuestas sobre cómo cocinar la placenta. «Ni en sueños podríamos imaginar que fuésemos a tener tantas visitas y recetas», se congratulaba Anthony Munnelly, vicepresidente de la compañía virtual. Las hay para todos los paladares. La más popular es cruda, aunque a la plancha le sigue de cerca con apuestas que se pagarían tres a uno. Otras opciones son en tortilla o en lasaña.O versiones más sofisticadas como placenta con refrito de cebolletas y ajo, o la receta a lo Hannibal Lecter, el médico antropófago de El silencio de los corderos, con habas y un buen (vino) Chianti italiano. Otros participantes menos refinados propusieron acompañar la placenta, pasada previamente por la plancha, con patatas fritas bien crujientes y un refresco, como si fuera una hamburguesa, aunque a juicio de los responsables del portal, fue la apuesta con menos éxito entre los chefs participantes.

Aparte de su discutido valor en la antropología culinaria, de lo que no hay duda es de que se trata de una auténtica fábrica de minerales y sustancias básicas para mantener en forma el organismo. Cremas antiarrugas, para la soriasis, champús, tratamientos contra la alopecia... La placenta, además de hierro, contiene altas dosis de vitaminas, como la K, importante para el parto por su actividad antihemorrágica, y hormonas hipofisarias destinadas posiblemente a compensar el gran déficit hormonal que se produce en la madre después de dar a luz. Carencia que algunos ginecólogos relacionan con el origen de las depresiones posparto.

Sea cierto o no, lo curioso es que después de miles de años de evolución de nuestra especie la ciencia sigue aún ciega a muchos de los misterios de esta incubadora natural. Uno de los proyectos más ambiciosos, iniciado en la década de los 80 en laboratorios de la URSS y de EEUU, consiste precisamente en fabricar una placenta artificial capaz de llevar a buen término la gestación completa de un ser humano durante nueve meses. Todos los intentos se han desvanecido. El sueño, imaginado al detalle por los escritores de ciencia ficción, parece chocar en la práctica con las leyes que rigen la fecundación, el desarrollo y la muerte de las personas.«Quién sabe...», especulaba el astrobiólogo de la NASA Carl Sagan.«Quizás algún día, lejos de la Tierra, en la clínica de una estación espacial, podamos ver cumplido este deseo».

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores